En formato observacional, la directora Jazmín Carballo sigue de cerca el día a día de Anastasia Amarante, quien está dando sus primeros pasos dentro de la música pop: sus salidas nocturnas, su vida postsecundaria, sus presentaciones en vivo en desfiles de moda locales y hasta las frustraciones por el egoísmo de otros músicos.

Artículo anteriorCon el programa Cultura Solidaria, el sector recibe un apoyo extraordinario
Artículo siguienteLos festejos del Carnaval porteño finalizan este domingo en el barrio de Mataderos