A lo largo y ancho del país, las casas en las que vivieron destacados escritores y artistas funcionan como museos que preservan la memoria de sus obras y apuestan por inscribir esos legados en relación con sus geografías y culturas, como tradición y tributo a quienes produjeron o pensaron desde esos lugares pero también como gesto por construir lazos comunitarios.

Artículo anteriorAntica Formula, el preferido de los especialistas
Artículo siguienteDestacan que Santa Fe figura «entre las 10 provincias más elegidas» por los turistas