Victor Ponieman, dueño de la discográfica Random Récords y actual titular del lugar, dijo a Télam: «Bancamos el lugar todo lo que se pudo. Entre noviembre y enero estuvimos abiertos con shows en el jardín pero es un local muy caro y no alcanza para mantenerse».

Artículo anteriorEn España Dunkin’ refuerza su apuesta por los desayunos
Artículo siguienteElbi Olalla hace un alto en el camino de Altertango para lanzar una mirada introspectiva