Su diseño establece una innovadora clasificación de los destinos del Caribe Mexicano en el cual se determina un lineamiento y actuación que contribuya al desarrollo turístico sustentable de cada uno de los destinos, de acuerdo con sus propias características.

Artículo anteriorSarid: «El arte debe ocuparse del Holocausto para transmitir el impacto de la tragedia y el horror»
Artículo siguienteGuanajuato, Tierra de Vinos, punto de partida de una estrategia turística