El destino chubutense continúa ampliando su oferta gastronómica, incorporando novedosas alternativas para disfrutar de una copa de vino o un chopp de cerveza artesanal para acompañar los sabores patagónicos que se respiran en cada rincón de la ciudad.

 

Entre las novedades de Esquel, se encuentra “Hache Patagonia”, un almacén de vinos y quesos, cuya propuesta incluye una exquisita experiencia gastronómica guiada por un servicio en donde el cliente puede optar degustar por copa o abrir la botella entera.

 

La especialidad de la casa es la extensa y única variedad de tablas de quesos y fiambres, además de la exclusiva burrata y el plato del cocinero de la semana.

 

“Para venir no necesitas saber de vinos, solo dejarte llevar a un viaje que recorre nuestro vasto país para que descubras todas las regiones productivas a través de una amplísima variedad de etiquetas” expresó Miguela La cruz.

 

Hache Almacén es un emprendimiento que nace en 2015, con la intención de conectar el país a través de pequeños productores.

 

Otro punto destacado es la recientemente inaugurada Cerveceria Cavendish, “la guarida de Heiskel”.  Se trata de un proyecto que agrupa a todos los productores locales, cervezas, vinos, frutas y verduras, miel, agua/soda, harinas, etc… Un bar cervecero en pleno centro de la ciudad.

 

Randy Williams, reconocido productor local de cerveza artesanal,  tiene un producto que está basado en el cariño y la fidelidad de clientes que compran una especie de combo de cerveza artesanal, acompañado de buena música y picadas “autóctonas”, en la intimidad de un bar que los abriga como lugareños.

 

Si bien la producción propia va desde una cerveza Rubia tipo Golden Ale a las regionales Rubía con Moras, pasando por las Roja tipo Scotish, y la IPA, Indian Pale Ale, se destaca su cerveza negra con frambuesa. Se trata de una “Brown Ale”, una variedad intermedia entre la “Stout” y la “Porter”, a la que se le incorpora la fruta, tanto en la maceración como en el hervido; logrando una bebida de baja graduación de alcohol con singular acidez, sabor y aroma.

 

Además, un proyecto que acaba de nacer es Beviamo – Wine House, que surge con el objetivo de acercar etiquetas y productores no tan conocidos a la gente de Esquel y la zona. La familia detrás del proyecto cuenta con una bodega familiar en Trevelin, llamada Casa Yagüe.

 

En abril pasado, con la remodelación de Las Bayas Home Suites, y el local disponible debajo del hotel, surge la posibilidad de llevar la propuesta un “poco más allá” y nace la posibilidad de transformarse en un bar de vinos.

“Con mucha incertidumbre, pero muchas ganas apostamos a crear un lugar cálido, cómodo, moderno y relajado, donde se pueda degustar nuevos vinos y comer rico. Junto a mi madre, Patricia Ferrari, – arquitecta y ama la decoración de interiores –  le dimos forma a la barra, los colores, la decoración y hasta patinamos toda una pared juntas, logramos un espacio increíble que nos emociona” destacó con entusiasmo Juliana Yagüe.

Beviamo Wine House abrió sus puertas el 21 de septiembre pasado, ofreciendo una selección de vinos por copa que va cambiando todas las semanas, con opciones de blancos, rosados, naranjos y tintos. “Queremos que Beviamo sea un lugar de encuentro y de disfrute, de celebración, que se diviertan y relajen en nuestra casa” agregó Juliana.

 

Todas opciones que destacan a Esquel como polo gastronómico para disfrutar de los reconocidos sabores locales como el cordero, la trucha, los frutos rojos y la típica torta negra galesa.

Artículo anteriorAnestesia: lo nuevo de Caro Villani
Artículo siguienteLas sobreactuaciones de los protocolos estan dañando la naturaleza de la industria de la hospitalidad