Las mañanas, tardes y noches compartidas con amigos y familia a pie del cerro San Javier, abrazados por un entorno natural de inigualable belleza, han dejado de ser una historia contada de generación en generación. Es que, tras 33 años cerrada, fue reinaugurada la Primera Confitería.

 

El histórico inmueble, que pasó a custodia del Ente Tucumán Turismo (ETT) en marzo de 2021 y luego fue concesionado al grupo inversor Bicentenario SA, completó su proceso de recuperación que llevó alrededor de un año y regresó para potenciar la oferta turística en el Circuito de Yungas.

 

El acto de apertura estuvo encabezado por el jefe de Gabinete de la Nación, Juan Manzur, quien llegó a la provincia especialmente para la ocasión; el Gobernador Osvaldo Jaldo; el presidente del ETT, Sebastian Giobellina; y la referente de la empresa, Carolina Vanni.

 

“Es un día de celebración para los tucumanos”, aseveró Jaldo, quien recordó cómo la estructura “se iba muriendo de a poco, la íbamos a perder; por eso es tan emocionante ver cómo, con capitales privados tucumanos y el acompañamiento del Gobierno, se la ha recuperado”. “A este grupo inversor le digo gracias por seguir apostando en la provincia, y a todos los empresarios turísticos locales los invito a trabajar en conjunto con el Estado, los vamos a acompañar”, expresó el primer mandatario provincial.

 

“Es un paso más hacia adelante”, dijo Manzur, quien destacó no solo la recuperación del sector turístico post pandemia, sino también su crecimiento e importancia en el circuito económico del país: “lo vemos con fuerza, pujante, se nota en la ocupación de los vuelos, en la conectividad que se recupera y en cómo abre un capítulo enorme que tiene que ver con generar trabajo y mejores condiciones y calidad de vida para la gente”. Al mismo tiempo,  el Jefe de Gabinete definió al turismo como “el sector con más dinamismo vinculado a la generación de empleo”. Sobre la Primera Confitería, dijo que es “un emblema, una infraestructura única que vuelve con todo su esplendor y fuerza de la mano de familias tucumanas que están convencidas en el desarrollo de la provincia” e incentivó a los inversores turísticos a “seguir avanzando en emprendimientos de estas características, cerrar brechas, incluir y generar trabajo; desde nuestra gestión está la voluntad política de acompañarlos siempre”.

 

Por su parte, Giobellina afirmó que “en este día histórico termina un período de más de 30 años para ver de nuevo en pie este edificio emblemático en el cerro tucumano”, y agradeció al grupo empresario que “apostó con fuerza a este proyecto y sueño que compartieron todos los tucumanos”. El funcionario enfatizó que desde el Gobierno “no dudamos ni un minuto en acompañarlos en la recuperación de este ícono provincial. Tanto Manzur como Jaldo estuvieron siempre al pie del cañón para concretar esto, lo que ratifica el trabajo conjunto entre ambos sectores”, sostuvo el presidente del Ente. “Este espacio brindará empleo, productos y servicios para tucumanos y turistas y será un punto estratégico para quienes visiten el Circuito de Yungas porque el corazón del cerro volvió a latir”, aseveró.

 

Desde el grupo inversor, la vocera recordó que el proyecto nació “hace poco más de un año cuando nos enteramos que el lugar sería demolido y hablamos con Sebastian, quien pidió el traspaso del inmueble a Turismo. Esta es una inversión netamente privada con un apoyo marcado del Gobierno provincial y un equipo del Ente que fue nuestra mano derecha para concretarlo”, afirmó Vanni. La empresaria detalló que en esta ocasión se inauguró la primera etapa del chalet y a futuro se estrenará un salón de fiestas y un albergue destinado a aquellos tucumanos y turistas que practiquen senderismo. “Será una apertura paulatina”, señaló y aseguró que “quienes más valorarán esta obra son los que vieron la Primera Confitería en todo su esplendor”.

 

Cabe destacar que la Primera Confitería tiene capacidad para alrededor de 100 comensales. Por otro lado, el espacio cuenta con un patio cervecero y un sector para el estacionamiento de vehículos.

 

Trabajo mancomunado

 

Para concretar la obra de revalorización, el organismo turístico debió coordinar con la Comisión de Patrimonio del Ente Cultural de Tucumán las directrices para la preservación de su valor simbólico y con la Dirección de Flora, Fauna Silvestre y Suelo el resguardo del área natural protegida circundante al chalet. Además, en el último tiempo, junto al Ministerio de Obras y Servicios Públicos de la Provincia, se llevaron a cabo mejoras en el arroyo que bordea al edificio, con el objetivo de contenerlo en las épocas de lluvias intensas y así proteger la estructura de la Confitería.

 

Una apertura a lo grande

 

Aquellos que deseen ser los primeros en disfrutar la reapertura de la Primera Confitería podrán hacerlo este fin de semana, con dos grandes noches este sábado y domingo. “El sábado cantarán Pablo Pacífico y Los Peces Gordos y el domingo Pili Ramírez, además de un DJ y degustaciones de vinos tucumanos”, contó Vanni desde la empresa. “A partir del próximo fin de semana se sumarán opciones de desayuno, almuerzo y merienda para todos aquellos que quieran disfrutar del lugar”, concluyó.

Artículo anteriorLas sidras se suman a la tendencia de las latas
Artículo siguienteNace NOMAD Hotels Group, la primera cadena Peruana para los nómadas digitales con 8 marcas