El Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente entregó sus premios y este domingo finaliza sus proyecciones. Apuestas por el riesgo, filmes delirantes, algunos aciertos y mucha disparidad marcaron el panorama que se presentó este año.

Artículo anteriorEl viajero local se adueña de las casas rurales en una atípica Semana Santa
Artículo siguienteCon una charla sobre el rol de las cooperativas, se presenta el libro «La brújula y el brujulero»