Ciudadanos de 15 países latinoamericanos -incluidos todos los miembros del Mercosur- y de 60 países de todo el mundo tendrán que solicitar un visado del Sistema Europeo de Información y Autorización de Viajes (ETIAS, por su sigla en inglés) para viajar a los 26 territorios del llamado espacio Schengen o atravesarlos, a partir de 2023.

El documento se exigirá a los extranjeros para entrar en Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, Polonia, Portugal, República Checa y Suecia, además de Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza, que no pertenecen a Schengen, así como Mónaco, San Marino y el Vaticano.

El procedimiento de visado ETIAS es totalmente online. Los solicitantes necesitarán un pasaporte válido, una tarjeta de débito o crédito para pagar la tasa de solicitud de 7 euros (que no se aplica a los menores de 18 años), una prueba de antecedentes penales (o de ausencia de ellos) y una dirección de correo electrónico. Los visados ETIAS tendrán una validez de 3 años, pero se anularán si el pasaporte del solicitante caduca antes, lo que ocurra primero.

Los viajeros también deberán indicar dónde se alojarán y responder a preguntas sobre riesgos para la salud pública, entre otras cuestiones.

El ETIAS permitirá a las autoridades hacer una preselección de las personas que pueden o no entrar en el continente antes de su llegada a uno de los países miembros. El sistema ETIAS es una medida de control y prevención de riesgos para los viajeros que deseen entrar en el espacio Schengen. Para ello, se hará un seguimiento de los viajeros y se cotejarán sus datos con las bases de Europol e Interpol para evitar futuras amenazas.

Las solicitudes se tramitarán en línea. Quienes reciban la aprobación podrán permanecer hasta 90 días en su destino.

El Parlamento Europeo aprobó el requisito del ETIAS el pasado mes de julio, cuando los países de Schengen suprimieron los controles fronterizos internos. Algunos países de la Unión Europea, como Croacia, Chipre, Rumanía, Bulgaria e Irlanda, no forman parte del acuerdo y tienen otros requisitos de visado.

Para obtener el permiso, el solicitante tendrá que rellenar algunos datos personales, como su formación académica, su ocupación, su historial médico y si tiene algún familiar en Europa, el primer país de la UE que piensa visitar y un cuestionario de seguridad. En el caso de los menores, el tutor legal debe ser responsable de la solicitud de autorización de viaje. Los datos incluidos en la solicitud se cotejarán con las bases de datos de la Unión Europea (Europol), el Espacio Schengen (Sistema de Información de Schengen (SIS), el Sistema de Información de Visados (VIS) e Interpol.

Las autoridades creen que alrededor del 95% de los solicitantes pueden esperar una aprobación automática que se les enviará por correo electrónico en pocos minutos. Del 5% restante, el 3-4% será aprobado tras un proceso más exhaustivo, y el 1% será rechazado. En caso de dudas, las solicitudes se procesarán manualmente, pudiendo tardar entre 96 horas y un máximo de 2 semanas.

El permiso de viaje ETIAS no sustituye en ningún caso al visado exigido a quienes deseen vivir, trabajar, estudiar o permanecer por periodos superiores a 90 días en Europa, para lo cual deberán solicitar el correspondiente visado en el consulado o embajada del país de destino.

El nuevo reglamento, que establece controles adicionales para los ciudadanos de casi 60 países que no exigen visado, entre ellos Estados Unidos, fue aprobado por el Parlamento Europeo con 494 votos a favor, 115 en contra y 30 abstenciones.

Artículo anteriorLa Universidad del Salvador lanza la Diplomatura Universitaria en Agroturismo
Artículo siguienteMar del Plata: el mejor mayo de los últimos siete años