Todos los cruces terrestres se habían cerrado en marzo de 2020 para todos los viajes que se consideraban no esenciales y la llegada por vía aérea de ciudadanos y residentes permanentes estaba restringida para controlar la propagación del virus.

 

A partir del 7 de septiembre, Canadá también admitirá sin restricciones a los viajeros del resto del mundo que hayan completado el calendario de vacunación 14 días antes de su llegada al país.

La reapertura permitirá a los estadounidenses vacunados, o residentes permanentes de los Estados Unidos, viajar a Canadá sin tener que cumplir una cuarentena de dos semanas, como es el caso actualmente. Los niños menores de 12 años, para quienes no se ha aprobado el uso de las vacunas COVID-19, tampoco necesitarán ponerse en cuarentena.

 

Además de admitir solo a personas a las que se les hayan inyectado marcas específicas de vacunas, a saber, Pfizer, Moderna, AstraZeneca y Johnson & Johnson, el inmunizador por sí solo no será suficiente, ya que los viajeros también deberán presentar una prueba COVID-19 negativa realizada tres días antes de su arribo a Canadá.

 

Hasta ahora, el 70,14% de la población canadiense ha recibido al menos una dosis de las vacunas COVID-19 y el 49,17% ya tiene el calendario completo.

 

Canadá también ampliará a nueve el número de aeropuertos a los que podrán llegar los viajeros internacionales. Hasta ahora todos los vuelos desde el extranjero solo pueden aterrizar en Toronto, Montreal, Vancouver y Calgary. A partir del 9 de agosto, se agregarán a la lista Halifax, la ciudad de Quebec, Ottawa, Winnipeg y Edmonton.

 

La ministra de Salud, Patty Hajdu, dijo en un comunicado que “con el aumento de las tasas de vacunación y la reducción de casos en Canadá”, las autoridades pueden comenzar a relajar “de forma segura” las restricciones fronterizas.

 

El ministro de Asuntos Intergubernamentales, Dominic LeBlanc, dijo que las autoridades canadienses “se han involucrado plenamente” con sus homólogos estadounidenses, “dados los profundos lazos económicos y familiares entre los dos países”.

Artículo anteriorSan Rafael y Malargüe están colmadas de turistas y con hasta 90% de ocupación
Artículo siguienteMalvinas apunta a ser categorizada como Destino Verde para el turismo