El mundo de la aeronáutica se encuentra en constante movimiento. La tecnología ha hecho que de año a año se puedan apreciar cambios muy significativos en las aeronaves y que el futuro resulte muy optimista para esta industria.

 

En los últimos días ha surgido la noticia de que dos empresas muy importantes de este sector, tanto una productora de aviones como una aerolínea, han decidido trabajar en conjunto para colaborar en la creación del primer avión 100% eléctrico.

 

En un contexto de continua presión sobre este sector, ambas compañías se encuentran realizando enormes esfuerzos para desarrollar modelos completamente eléctricos o al menos, híbridos, aunque se estima que no será posible hasta 2030.

 

La idea de ambas empresas es que estos aviones comiencen a volar entre ciudad europeas que no se encuentren a largas distancias, como Londres, Ámsterdam o Madrid. Las dos compañías, por el lado de la productora de aviones, se trata de una de las dos más importantes que nuclean los cielos, han firmado un memorándum de entendimiento mutuo orientado a “analizar las oportunidades y desafíos” que presentan este tipo de aviones más sostenibles. A su vez, quieren favorecer y acelerar su “introducción a gran escala en el día a día de la aviación comercial”, tal como explica la aerolínea de Low Cost.

 

«El proyecto busca identificar los desafíos técnicos y requerimientos específicos que presentan este tipo de aeronaves aplicadas a vuelos de corta distancia por Europa con el último objetivo de ayudar a dar forma a la tecnología y los aviones del futuro. Por primera vez, nuestra industria puede imaginar un futuro que no dependa totalmente del combustible para aviones, reduciendo así sus emisiones de CO2 asociadas y donde nuestra huella de ruido se reduzca para todos los vuelos», explicaron desde la Low Cost.

 

Hasta el día de hoy, solo existen prototipos de cero emisiones para la aviación comercial, que no podría ser 100% eléctrica como mínimo hasta 2030. Además, tanto las compañías como los fabricantes están avanzando para reducir el consumo de combustible y las emisiones.

 

¿En que se relaciona con el marketing?

 

Desde mi punto de vista, esto traería una gran revolución al mercado, si se logra conseguir un avión 100% eléctrico en el cual puedan viajar pasajeros o transportar mercadería, sería más amigable con el medio ambiente. Esto podría atraer a más clientes como lo serían las personas que apoyan la idea de dejar de utilizar el combustible fósil como medio de energía para los vehículos de transporte.

 

Por otra parte, posiblemente se obtendrán más ganancias tanto para los aeropuertos como fábricas de aviones por la demanda que podrían generar estas aeronaves.

Se pueden comercializar más los vuelos utilizando eslogan como “disfruta y cuida”, ya que los clientes además de estar viajando estarán conscientes de que cuidan el medio ambiente y sentirán que aportan algo bueno al escoger estos vehículos de transporte, lo que permitirá vender mucho más, por lo tanto, es un beneficio mutuo.

Artículo anteriorTecnología biométrica aplicada en la agilización aeroportuaria
Artículo siguienteLos usuarios de American Airlines ahora podrán aprender idiomas y obtener conocimientos a 35.000 pies de altura