La autora, Gabriela Burin, reunió un conjunto de textos e imágenes en el que una niña cuenta sobre su mamá, a la que poco le importa la mirada ajena y mas le interesa el vínculo que construye con su hija. «este modelo de madre abnegada, de madre superproductiva, siempre sonriente, nos anula un poco como mujeres», sostiene. 

Artículo anteriorEn enero, cayó un 87% en el mundo la llegada de turistas internacionales
Artículo siguienteBárbara Blasco: «La literatura es un arte perfectamente inútil y necesario»