El Gobierno informó en la noche de este miércoles que aumentará un 10% el costo del dólar turista.

«La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) instrumenta medidas tendientes a robustecer el frente fiscal a partir de la manifestación de capacidad contributiva de distintos sectores económicos», señala el comunicado de la AFIP.

La Resolución General 5232 adecua la alícuota de la percepción a cuenta de los impuestos a las Ganancias y sobre los Bienes Personales para un conjunto de las operaciones en moneda extranjera alcanzadas por el Impuesto PAIS del 35% al 45%.

«La actualización alcanza al consumo de divisas para viajes y gastos en el exterior. La normativa excluye a las compras de moneda extranjera para atesoramiento que continuará en 35%», indica la AFIP.

Y agrega: «Las adecuaciones en la percepción entrarán en vigencia el 14 de julio».

Cepo reforzado al dólar turista: las claves

A partir de la manifestación de capacidad contributiva de distintos sectores económicos, se decidió adecuar la percepción a cuenta de los impuestos a las Ganancias y sobre los Bienes Personales.
La percepción pasa del 35% al 45%

No es un cambio en el Impuesto PAIS, sino una adecuación en la alícuota de la percepción a cuenta del pago de Ganancias y Bienes.

Alcanza a un conjunto de las operaciones en moneda extranjera alcanzadas por el Impuesto PAIS. ¿Cuáles?: El consumo de divisas para viajes y gastos en el exterior

Excluye a las compras de moneda extranjera para atesoramiento (dólar solidario o ahorro). Para este concepto la percepción continua en 35%.

Las adecuaciones en la percepción entran en vigencia el 14 de julio.

Forma parte de las distintas medidas tomadas por el Gobierno destinadas a garantizar el equilibrio fiscal y promover la solvencia del Estado como promotor de la actividad económica.

Como sucede desde la implementación de la medida en 2020, cuando las percepciones experimentadas por un contribuyente superen el monto a ingresar por Ganancias y Bienes Personales, el excedente será reintegrado por la AFIP.

Artículo anteriorELLA, por María Belen Cura
Artículo siguienteEl foco, clave del éxito