Cae la noche y las calles palermitanas se llenan de caminantes. Ciclistas y motoqueros que van y vienen, llevan y traen pedidos de los restaurantes a las casas. Los bares empiezan a poblarse y los teatros a despertar. Me encuentro con S en la puerta del Noavestruz, intercambiamos breves palabras y entramos a la sala.

Patricio Abadi hace su aparición en escena como Alfredo Mercurio, un personaje dotado de tanto de energía como de torpeza. Under Pressure suena a todo volumen y ya vemos un actor que se lanza de lleno, con cuerpo y con compromiso, a ejecutar su propia obra. Sin embargo, este unipersonal recién comienza y este es solo uno de los cinco personajes que encarna Remo.

¿Quién es Remo? Un luchador infatigable del teatro. Un actor con desgarradoras ansias de reencontarse con su hijo, Filip, quien vive en Londes, con su madre. La añoranza es el motor, lo que lo lleva a ponerse al hombro la misión de juntar el dinero necesario en las condiciones más adversas. Utilizar cualquier elemento, aprovechar cualquier oportunidad por más ridícula que pueda ser. No importa la manera, como sea, escribir e interpretar personajes potentes que dejan todo en escena. Trabajar duro y luchar por su único objetivo en la mira: un abrazo de padre e hijo.

Pressure pushing down on me
Pressing down on you, no man ask for
Under pressure that burns a building down
Splits a family in two
Puts people on streets

El actor está tan cerca de la basura como de la eternidad, dice Remo en alguno de sus parlamentos. Tal frase aplica quien que juegue de lleno su vida por su obra. El camino es tan arduo que el desenlace puede caer de cualquier lado de la moneda y, el sacrificio a hacer, es tan inevitable como independiente del resultado.

Así se van sucediendo un personaje tras otro. La obra avanza y se teje una historia narrada en un universo poético, intenso y arriesgado. Se oscila entre la risa, el coraje, la determinación, pero también la tristeza, la nostalgia y la frustración. Cada clima emocional es transitado con sutileza y es maravillosamente justificado.

El asombro ante los recursos técnicos del actor y dramaturgo es permanente, y se reconoce la brillante dirección de Paula Marrón. Una obra que merece el reconocimiento que viene teniendo y que ahora inicia su gira de dos meses por España. A prestar atención a su regreso, y a no perderse una de las imprescindibles de nuestro teatro.

 

Escrita e interpretada por: Patricio Abadi

Voz en Off: Franco Valentín Abadi Mourenza

Diseño de vestuario: Cecilia Zuvialde

Indumentaria: AIRBORN
Diseño de luces: Ricardo Sica
Diseño sonoro: Malena Graciosi
Fotografía: Rosario G. Coni

Comunicación + Media: Duche&Zárate

Diseño gráfico: Sabrina Lara
Coreografía: Marina Otero

Dirección: Paula Marrón

Artículo anteriorFitch retira las calificaciones de la aerolínea rusa Aeroflot
Artículo siguienteMar del Plata: arribaron más de 4.150.000 turistas en la temporada