A pocos días de iniciar la temporada de fin de año, el sector se muestra positivo frente a los avances que ha tenido la reactivación del turismo a nivel nacional e internacional. Sin embargo, existe una preocupación de cara a las diferentes restricciones que han adoptado los destinos para el ingreso de viajeros.

“Sabemos que es fundamental establecer medidas que ayuden a mitigar el impacto sanitario que puede presentarse con la llegada de la variante Ómicron, pero al no existir una estandarización en ellas, se están creando confusiones en los viajeros y dificultades para la planeación de sus viajes, señaló Paula Cortés Calle, presidente ejecutiva de ANATO.

Por su parte, las organizaciones del transporte aéreo de Latinoamérica y el Caribe han solicitado que los países de la región se adhieran al Certificado Covid Digital Europeo con el objetivo de lograrse una sincronización en los requisitos de viaje y de igual forma facilitar las experiencias de viaje de los turistas.

De acuerdo con la Organización Mundial del Turismo, al primero de noviembre, 213 países contaban con algún tipo de medida; el 21% de ellos tenían cierres totales de fronteras; el 25%, cierres parciales y el 52%, cuarentenas y tests; mientras que Colombia, junto a Costa Rica, República Dominicana y México, son los destinos latinoamericanos que hoy no tienen restricciones.

Por otro lado, el Consejo Mundial de Viajes y Turismo, WTTC, ha enfatizado en que se ha demostrado que el cierre de fronteras no es una estrategia que funcione para evitar la propagación del virus, y sí una acción que está produciendo cansancio para los turistas y una demanda reprimida en los viajes. Una opinión que va en línea con la Organización Mundial de la Salud, OMS, y la Organización de las Naciones Unidas, ONU, esta última, catalogando las restricciones como una manera de que, a futuro, los gobiernos no den a conocer la presencia de nuevas cepas en sus territorios.

“Las Agencias de Viajes han sido pieza clave para informar a los pasajeros los requisitos que deben tener en cuenta para viajar a los diferentes destinos, pero reiteramos la necesidad de una mayor ayuda por parte de los gobiernos internacionales, el Gobierno Nacional y el ministerio de Salud para simplificar las condiciones para la circulación conservando las medidas de prevención. Esto, a su vez, nos permitirá brindar mayor confianza y seguridad a los turistas en esta temporada de fin de año que está próxima a iniciar”, concluyó la dirigente gremial.

 

Artículo anteriorEl 72% de los argentinos quiere que el dinero que gasta al viajar se invierta en la comunidad local
Artículo siguienteSe canceló la versión presencial de IBT en Berlin por la amenaza de Omicrón