La cinta de Augusto González Polo cuenta la vuelta de un joven misionero que fracasó en la vida citadina.

Artículo anteriorAplaza a abril el Consejo Mundial de Viajes y Turismo su Cumbre en Cancún
Artículo siguienteIncierta la llegada de spring breakers al Caribe mexicano