Ubicado en el corazón de Recoleta, este nuevo restaurante ofrece cocina argentina reversionada. ALMA se destaca por el uso de productos locales que provienen de toda la Argentina, con una amplia selección de carnes  y vegetales de estación, brindando una experiencia de calidad, dinámica y sabrosa.

Al entrar al Hotel Sofitel Buenos Aires Recoleta nos encontramos con un espacio inspirado en los colores del cielo y la tierra: Alma. Madera, cuero, vidrio, metal, cristal, son solo algunos de los elementos nobles que se eligieron para su creación y que logran un ambiente relajado, amplio y luminoso, rodeado de obras del reconocido artista Aldo Sessa. Con una capacidad para 70 cubiertos y una sala privada para ocho personas, ALMA se focaliza en la autenticidad y evolución constante.

La propuesta gastronómica a cargo del chef Facundo Díaz, se basa en productos cuidadosamente seleccionados para crear  platos originales, sabrosos y visualmente atractivos. “Ofrecemos una cocina de autor en constante movimiento. Nuestras especialidades mantienen la tradición de cocción a las brasas utilizando maderas aromáticas como quebracho o cerezo brindando una experiencia única para los sentidos”, agrega Díaz.

Bajo la premisa de pasar un gran momento y elevar la propuesta al máximo nivel, crearon una carta con pescas del Atlántico, carnes pampeanas y patagónicas, especias del NOA, verduras bonaerenses, olivos y tomates de los oasis cuyanos, y frutas de la Mesopotamia. Un viaje por Argentina, un recorrido de sabores y aromas que representan el espíritu y la pasión por la gastronomía.

A la hora del almuerzo, ALMA ofrece además de la carta tradicional, un menú ejecutivo de dos o tres pasos con opciones para celíacos y vegetarianos. Los postres de ALMA son by La Patisserie, tienda que se encuentra en la entrada del hotel y está a cargo de la chef Erika Scaffino, lo que refuerza el vínculo de la marca con Francia. Para los dulces, Scaffino y su equipo utilizan distintas combinaciones de sabores y técnicas que en conjunto se convierten en pequeñas obras de arte. Cremas, frutos secos, frutas, colores y texturas utilizadas en su máxima expresión para ser verdaderas delicias dulces.

Por la noche, ALMA complementa su cocina con el expertise de la sommelier Daiana Giraldi, quien será la encargada de asesorar el maridaje perfecto para cada plato.

“Queríamos una identidad fuerte y de fácil reconocimiento: ALMA representa elegancia, modernidad y emoción. Queríamos que el restaurante sea el ALMA del hotel. Este nombre lo elegimos porque representa algo exquisito, pero misterioso, la esencia de un lugar y un espacio para halagar a los sentidos”, explica Alain D´addio, Gerente General de Sofitel Buenos Aires Recoleta.

 

ALMA

Posadas 1232, Recoleta, CABA

Lunes a domingos de 12 a 15 h y 20 a 23.30 h

Reservas: +549 4819-1100 o también a reservasresto@sofitel.com

Artículo anteriorVuelve Feria de Vinos Orgánicos y Sustentables
Artículo siguienteManiko, la simpleza del K-Food