Bodega Ruca Malen, bajo el lema de “espíritu inquieto” busca constantemente reinventarse e innovar y creó una nueva propuesta para su marca juvenil Aimé: el espumante Aimé Extra Brut.  Este lanzamiento tiene el propósito de desafiar las costumbres e instaurar nuevos hábitos de consumo. A partir de su claim, “Aimé Extra Brut, extra relajado”, aspira a que sus consumidores puedan disfrutarlo con hielo en vaso largo.

El nuevo espumante, presenta un sabor en nariz de aromas florales, notas frutales de durazno, con tonos cítricos de pomelo y toques sutiles de té verde. Además, en boca es fresco y con muy buena persistencia. Se consigue en vinotecas y supermercados a un precio sugerido de $235.

“Los espumantes pisan cada vez más fuerte en el mercado. Han dejado de ser una bebida estacional para poder disfrutarse en cualquier época del año. El nuevo lanzamiento se suma a nuestro porfolio de espumantes de la marca: Aimé Sweet y Sweet Rosé” destacó Noelia Torres, directora de enología de la bodega.

Aimé Extra Brut es un producto fresco ideal para preparar aperitivos para esta temporada primavera/verano. Se puede disfrutar solo con hielo o incorporar distintos ingredientes, como frutas o bebidas tónicas. Aimé invita a que sus consumidores

Artículo anteriorLOS DIEZ ERRORES MÁS COMUNES DEL PORTUÑOL
Artículo siguiente«Una primera vez, como en el amor, no basta»