Fue autor de partituras memorables como las de «Los santos inocentes» y «El crimen de Cuenca», y series de televisión como «Fortunata y Jacinta».