Ubicada en el norte de la provincia de Buenos Aires, San Nicolás de los Arroyos se enorgullece de su carácter de ciudad histórica, protagonista de incontables sucesos que contribuyeron en la formación de nuestra Nación.

Por estas tierras pasaron los ejércitos que lucharon por la independencia, se disputó el primer Combate Naval Argentino y se firmó el Acuerdo de San Nicolás que el próximo 31 de mayo conmemora sus 170 años.

Fundada hace 274 años, esta ciudad que hoy mezcla historia, río y naturaleza, fue el punto de partida en el camino hacia la creación de la Constitución Nacional y a partir de ahí, hacia la formación definitiva de la república. En esta localidad ubicada estratégicamente, los representantes de cada una de las provincias encontraron un lugar y una ocasión para dejar de lado diferencias y actuar en conjunto para lograr un país unificado.

 

Posteriormente a la Batalla de Caseros, que puso fin al gobierno de Juan Manuel de Rosas, Justo José de Urquiza juntó allí a los gobernadores. «San Nicolás era la ciudad estratégica para esta ocasión porque, además de su ubicación al extremo norte de la Provincia de Buenos Aires, el Río Paraná actuaba como frontera con el interior del país» comenta el historiador e investigador local, Prof. Ricardo Primo.

Presidido por Urquiza, representantes de 13 provincias debatieron durante casi un mes hasta que firmaron el pacto que funcionó como precedente para sentar las bases de la organización nacional. La casa donde se firmó el Acuerdo pertenecía a Don Pedro Alurralde, Juez de Paz del partido, primera autoridad de la ciudad y amigo de Urquiza.

 

Así, esa casa de fachada sencilla se transformó en la Casa del Acuerdo de San Nicolás. Hoy, inmersa en pleno centro de la ciudad, donde se nuclea la mayor oferta gastronómica y hotelera nicoleña, funciona como museo, archivo y biblioteca. Junto con la Casa de Tucumán y el Cabildo, la Casa del Acuerdo es un Monumento Histórico Nacional que conforma el denominado altar a la Patria.

La pluma que hizo historia

Según explica Primo, la tradicional pluma utilizada para la firma del Acuerdo guarda una particularidad. «Los turistas pueden observar la pluma, quebrada tal como indicaba la tradición. Eso significa que ya no se firmaría un documento más importante. Además, los visitantes pueden observar la mesa en donde se situaron los gobernadores»

 

Con el crecimiento de la ciudad, entorno a la casa surgieron edificios que son protagonistas de su patrimonio histórico. A pocas cuadras, el Templo Masónico perteneciente a la Logia Unión y Amistad, se mantiene como uno de los más antiguos del país.

El Teatro Municipal Rafael Aguiar, declarado Monumento Histórico Nacional es otra joya arquitectónica que vale la pena visitar. Ha sido comparado a lo largo de su historia con el Teatro Colón de Buenos Aires, con quién comparte la época de construcción, mobiliario y características de diseño. Hoy el teatro cuenta con una nutrida agenda cultural que invita a los turistas a vivir la experiencia de conocerlo.

Entre las fachadas más pintorescas de la ciudad se le suman la del actual edificio del Concejo Deliberante, el Club Social ubicado frente a la plaza principal y el Palacio Municipal, una reliquia de la arquitectura de principios de 1900.

A la vera del Río Paraná, vecina a la ciudad de Rosario, cercana a Buenos Aires y a las principales rutas del país, San Nicolás le suma a su legado histórico propuestas para vivir experiencias rodeadas de río y naturaleza. Una combinación perfecta que se consolida como destino ideal para una escapada de fin de semana.

Artículo anteriorGrupo Albamonte firmó convenio con el Colegio de Magistrados y Funcionarios del Poder Judicial de la provincia de Buenos Aires.
Artículo siguienteMar del Plata promocionó su oferta turística en Córdoba