UN CASTILLO FANTASMA

10 diciembre, 2017
82 Views

En la Estación Egaña (Linea Roca), en el Partido de Rauch, a poco más de 290 km de Buenos Aires, se encuentra una vieja mansión semi abandona, ahora protegida por un grupo de jóvenes que intentan preservar el patrimonio cultural del lugar, y que allí como “El Castillo de Egaña”. 

Su aspecto fantasmagórico se debe principalmente a su estilo arquitectónico, al abandono y las mil historias que se tejieron en sus muros en estos casi dos siglos de historia.

Hacia 1825, en épocas de Bernardino Rivadavia y durante la llamada “feliz experiencia porteña”, el general Eustoquio Díaz Vélez, activo y comprometido protagonista del proceso revolucionario iniciado en mayo de 1810, adquirió en enfiteusis algo más de 17 leguas en la zona del Fuerte Independencia, hoy Tandil. Poco después, sumó 20 leguas más dando origen a una inmensa estancia de reconocida fama, a la que en honor a su esposa (Carmen Guerrero y Obarrio), bautizó con el nombre de “El Carmen”.

Treinta y un año más tarde, cuando el viejo general murió (1856), sus hijos, Carmen, Manuela y Eustoquio (h), hicieron efectiva la propiedad del latifundio y, tras la sucesión, el varón se quedó con la estancia, manteniendo su antigua denominación.

Millonario próspero y renombrado miembro de elite porteña, Eustoquio Díaz Vélez (h) acrecentó la fortuna a lo largo de su vida, dejó un suntuoso palacio en el barrio de Barracas y, cuando finalmente falleció en 1910, la estancia “El Carmen” se dividió entre sus dos únicos hijos varones: Carlos, que era ingeniero, y Eugenio, arquitecto de profesión. También sus cuatro nietas recibieron una fracción del campo.

Será el segundo de sus hijos (Eugenio) quien levantaría, sobre la porción de tierra heredada, el casco de la estancia San Francisco, muy cercano al pueblo/estación de Egaña, por donde pasaba el tren desde 1891.
Así es como nace el famoso castillo que nos convoca.

Eugenio proyectó el edificio siguiendo un estilo europeo muy ecléctico y trasladó desde Buenos Aires y Europa la mayor parte de los materiales de construcción. Los trabajadores fueron contratados en Capital Federal y enviados al sitio de la obra; que se prolongó desde 1918 hasta 1930.

A lo largo de esos doce años, el castillo experimentó ampliaciones, mejoras y una decoración de excelencia. Debió ser una especie de hobby para su propietario, en donde poder experimentar y plasmar sus proyectos de arquitectura, mientras la familia lo ocupaba estacionalmente.

Cuando Eugenio murió, el 20 de mayo de 1930, “San Francisco” fue heredado por su hija mayor, María Eugenia, quien arrendó las tierras, administradas por la Casa Bullrich y Cia.

Todo parece indicar que no fue una decisión acertada. Los actuales descendientes coinciden en afirmar que, desde entonces, se inició la lenta y persistente decadencia de la estancia y su fabuloso edificio.

En 1958, bajo la gobernación de Oscar Alende (UCRI), el proyecto de reforma agraria, tan resistido por los terratenientes y alentado desde los días del presidente Perón, finalmente tocó a las puertas de la estancia; y, con la intensión de implementar planes de colonización y afincar a pequeños propietarios rurales (mismo proyecto –fallido- de Rivadavia), la inmensa propiedad fue expropiada por la provincia, según ley 5.971, del 2 de diciembre de 1958 y ley 6.258 del 14 de marzo de 1960. De este modo, antiguos arrendatarios se convirtieron en propietarios de las tierras que antes alquilaban, apoyados por créditos del Banco de la Provincia de Buenos Aires.

El Ministerio de Asuntos Agrarios creó entonces la colonia Langueyú, dentro de la cual quedó gran parte de la estancia San Francisco y su reputado casco. Más tarde, la estancia se subdividió y adjudicó en lotes a los colonos. En tanto el mobiliario, equipos de trabajo y demás enseres del edificio fueron subastados (y no tanto saqueados, como dice una tradición que circula).

Pero, ¿qué iba a hacer el gobierno provincial con semejante construcción, en medio del campo? Los hechos revelan que no tomó una determinación rápida y el castillo empezó a sufrir el deterioro.

Finalmente, en 1965, el gobernador Anselo Marini (UCRP) lo transfirió al Consejo General de la Minoridad (mediante decreto 5.178/65) con la intensión de convertirlo en un hogar/granja que, a la sazón, terminó convertido en un reformatorio, alojando a jóvenes con problemas de conducta. Hacia mediados de los ’70, y tras un asesinato que comprometió a uno de los internos, los menores fueron reubicados y el castillo quedó, una vez más, olvidado. Deshabitado. Abandonado, hasta el día de hoy.

Hace tres años aproximadamente un grupo de jóvenes entusiastas formaron una asociación sin fines de lucro con el objetivo de preservar el edificio y reconstruir su historia.

El turismo rural nos permite conocer estos increíbles lugares que nos muestran parte de la Historia Argentina, los cambios políticos y las decisiones acertadas y no tanto.

 

 

You may be interested

EL AMOR EN CLAVE MILLENNIAL
CULTURA
4 visto
CULTURA
4 visto

EL AMOR EN CLAVE MILLENNIAL

yako - 20 abril, 2018

Por Yako Laus Si tenés más de cuarenta años, no pierdas el tiempo y pasá a la próxima nota. Pero…

MIRAMAR, NIÑOS ALL INCLUSIVE
NOTICIAS
9 visto
NOTICIAS
9 visto

MIRAMAR, NIÑOS ALL INCLUSIVE

Leandro Belidai - 19 abril, 2018

El municipio de General Alvarado presentará la campaña de promoción turística “Niños All Inclusive” este viernes a partir de las…

GUÍA VIAJERA, FLOR YADID
CULTURA
16 visto
CULTURA
16 visto

GUÍA VIAJERA, FLOR YADID

Leandro Belidai - 19 abril, 2018

Hoy en Guía Viajera conocemos el mundo de Flor Yadid, que actualmente es directora de la obra LOOP. Flor es…

A %d blogueros les gusta esto: